Un ejemplo de coherencia

Conocí a Hebe Goldenhersch en 1970, en tiempos de dictadura. Era nuestra profesora en la Facultad de Ciencias Económicas.

Ella tenía 28 años, apenas 10 más que sus alumnos, pero transmitía seguridad e imponía autoridad a fuerza de prestancia personal y solvencia académica, dos condiciones que la acompañaron durante el resto de su vida.

Era de izquierda, todos lo sabíamos, pero enseñaba Matemáticas como Pitágoras, aunque pensara como Marx o Engels. Y respetaba las ideas de los demás.

En los 42 años siguientes seguí de cerca su trayectoria. Siguió moviéndose en el ámbito universitario, haciendo más o menos lo mismo, siempre bien, dignamente, y pensando más o menos igual, acorde a los tiempos que se vivían. Un verdadero ejemplo virtuoso de coherencia ante tanta volatilidad, oportunismo y banalidad. Su amor por las estadísticas, la Universidad, que fue su casa, y por las ideas progresistas que siempre cultivó permaneció intacto hasta el fin de sus días.

1 vista

Entradas Recientes

Ver todo

Uruguay, tan cerca y tan lejos

La República Oriental del Uruguay y la República Argentina bien pudieron ser una misma nación. Ambos países tienen una historia compartida y conformaron una misma entidad territorial hasta la década d

¿Fin de la grieta?

Muchos se preguntan si la grieta que dividió a los argentinos en el pasado reciente y que se reflejó en el resultado electoral seguirá presente o tendrá fin. Obviamente, el anhelo mayoritario es lo se

La grieta física

Es sabido que la próxima gestión deberá enfrentar una Argentina agrietada, principalmente por los altos índices de pobreza, además de otras cuestiones menos urgentes pero de alta significancia. Una de

Seguíme en Redes

© 2019 Historiador Esteban Dómina.
Todos los derechos reservados.