Un ejemplo de coherencia

Conocí a Hebe Goldenhersch en 1970, en tiempos de dictadura. Era nuestra profesora en la Facultad de Ciencias Económicas.

Ella tenía 28 años, apenas 10 más que sus alumnos, pero transmitía seguridad e imponía autoridad a fuerza de prestancia personal y solvencia académica, dos condiciones que la acompañaron durante el resto de su vida.

Era de izquierda, todos lo sabíamos, pero enseñaba Matemáticas como Pitágoras, aunque pensara como Marx o Engels. Y respetaba las ideas de los demás.

En los 42 años siguientes seguí de cerca su trayectoria. Siguió moviéndose en el ámbito universitario, haciendo más o menos lo mismo, siempre bien, dignamente, y pensando más o menos igual, acorde a los tiempos que se vivían. Un verdadero ejemplo virtuoso de coherencia ante tanta volatilidad, oportunismo y banalidad. Su amor por las estadísticas, la Universidad, que fue su casa, y por las ideas progresistas que siempre cultivó permaneció intacto hasta el fin de sus días.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Como en años anteriores, intentaremos reseñar lo que probablemente quede en la historia del 2019, recordando una vez más que no todo lo que pasa alcanza ese registro. Mundo El año cerró con un primer